Pedagogía Reggiana

En 1998 la Municipalidad de Reggio Emilia compró los almacenes de queso "Locatelli", para que pudiesen convertirse en el hogar del Centro Internacional Loris Malaguzzi y al mismo tiempo, ser un símbolo de renovación urbana en la zona norte de la ciudad, donde se encuentra la primera zona industrial.
El Centro Internacional Loris Malaguzzi fue inaugurado en febrero de 2006. Se creó para dar mayor valor a una característica fuerte y distintiva de Reggio Emilia, la capacidad de conceder escucha, visibilidad y apoyo a los derechos y peticiones de los niños, jóvenes, familias y profesores.
El Centro, es un lugar de dedicado al encuentro, donde el desarrollo profesional y la investigación se cruzan para las personas en Reggio Emilia, Italia y el mundo, que quieran innovar la educación y la cultura.
Aunque todavía no está completado, es un lugar abierto, de modo que puede apreciarse su potencial, está abierto a todas las edades, a las ideas, diferentes culturas, a la esperanza y la imaginación. Un lugar de lo posible, tan necesario como útil, para el concepto de ciudad, que le da valor al cambio.
En noviembre de 2007 comenzó la segunda fase de las obras de renovación.
Esta finalizará el edificio, con un curso preescolar, los dos primeros años de escuela primaria y un área de recepción, con restaurante e instalaciones de hospitalidad. Un lugar de lugares, inspirándose en la experiencia educativa de Reggio, pero mirando hacia el futuro y dando definición a la dimensión internacional y multicultural que tiene el entorno desde su creación.
Centro - como Loris Malaguzzi lo definió en su discurso en la Fundación Kohl - puerto, lugar de intercambio, para que los buques puedan anclar por la noche y tomar provisiones.
Pero sobre todo, un lugar donde se vienen a contar y escuchar historias, pues a través de narrar y escuchar, cambiamos y crecemos.

El Centro por lo tanto, es un lugar de escucha, al igual que nuestras escuelas son, ante todo, lugares de escucha. Es por eso que el Centro toma la relatividad de los puntos de vista, del diálogo y por lo tanto de la investigación, como su valor primordial.

Carla Rinaldi Presidente de Reggio Children
Centros para infantes, niños pequeños y preescolares Instituzione de la Municipalidad de Reggio Emilia


Una aproximación a la propuesta educativa de Reggio Emilia y la cultura de la infancia




Inicios de la pedagogía:
La pedagogía que hoy se difunde por el mundo como pedagogía de Reggio Emilia, nace al término de la segunda guerra mundial, de un grupo de mujeres y hombres de la ciudad de Reggio Emilia, que había tomado la decisión de construir y gestionar una escuela cooperativa para sus niños y niñas, con el deseo de cambiar y crear un mundo nuevo, más justo y libre.
Esta  iniciativa es apoyada y guiada por Loris Malaguzzi (1920-1994) periodista y pedagogo italiano, que en los años siguientes impulsó la creación de escuelas infantiles. Dada la calidad y prestigio que alcanzaron estas escuelas, cuentan hasta el día de hoy con el apoyo del Municipio.
Reggio Emilia, ubicada en el Norte de Italia en la región de Emilia Romagna, se dedica principalmente a la agroindustria. Cuenta con  26 salas cuna y 24 escuelas infantiles que forman parte de un sistema de servicios educativos, en vinculación con el Municipio, reconocidos como centros de innovación y de inspiración a nivel mundial.
Su filosofía ha inspirado muchísimas experiencias en países europeos, escandinavos y países como Corea,  E.E.U.U. y en los últimos años en Centroamérica y América del Sur.
Recogiendo numerosos aportes de la pedagogía, filosofía, ciencias y arte, esta pedagogía desde su inicio,  pone en su centro una imagen de niño y niña competente en la construcción de conocimiento y búsqueda permanente de significados,  que se expresa a través de sus “cien lenguajes”. Este enfoque, considera que todos los niños y niñas tienen la capacidad, el potencial, la curiosidad y el interés por establecer relaciones e involucrarse en interacciones sociales, construyen sus aprendizajes desde sus particulares formas de ser, sentir y actuar, con diversos lenguajes  y a partir de todo lo que el ambiente les brinda.  Son por tanto generadores y portadores de cultura.
Con el aporte de muchos pensadores, educadores, artistas y científicos,  las maestras, atelieristas,  madres, padres y expertos, estas escuelas han llegado a constituirse en comunidades de investigación y aprendizaje, que construyen y re-construyen una pedagogía para la infancia la que se difunde a través de la asociación llamada Reggio Children.
Este Centro Internacional para la defensa y promoción de los derechos y potencialidades de los niños y niñas, desde 1994, promueve intercambios pedagógicos y culturales con profesionales educativos de todo el mundo. Organiza seminarios, cursos, visitas guiadas a los centros y exposiciones para difundir la propuesta educativa reggiana.
Después de 60 años de investigación, esta experiencia pedagógica nos ofrece una manera fascinante de educar desde la calidad de las escuelas, la amabilidad de sus ámbitos educativos, del cuidado estético de los detalles y desde la documentación en imágenes de cientos de procesos educativos que, como decía Malaguzzi, develan  un niño o una niña con sus cien lenguajes.
Esta propuesta educativa está constantemente cuestionando, buscando nuevos referentes, cambiando y creando nuevos modos de enseñar y apoyar el aprendizaje de los niños y niñas, el desarrollo de las maestras, la participación de las madres, los padres y demás miembros de la familia y haciendo sensible y partícipe a sus comunidades de sus esfuerzos y propósitos.
Este enfoque pedagógico-ético, estético y sociocultural,  es un reto para todos los que quieren ofrecer en sus propios contextos y comunidades,  las mejores oportunidades para que los  niños y niñas vivan la experiencia de aprender con placer, ser reconocidos como sujetos de derechos y para que continuamente encuentren nuevos medios para crecer, traducir, reinventar e inventar con otros.

La Propuesta Educativa o Reggio Approach
La así llamada, teoría de los "Cien lenguajes de los niños", valora los distintos modos y vías con que ellos se expresan, y recoge y amplía esa vieja tradición que habla de la relación entre cuerpo y mente, entre sentir, actuar y pensar, entre ciencia y fantasía, etc.
En la Propuesta Educativa de Reggio Emilia, Alfredo Hoyuelos  distingue principios éticos, estéticos y socio-políticos, que constituyen un conjunto, conectado y coherente,  y que se expresan más concretamente de la siguiente manera:
La pedagogía de las relaciones e interacciones de los niños y niñas  La educación tiene un componente social importante, en que cada niña y niño se educa en vinculación y en relación con otros, con la familia, con otros niños y niñas, las maestras, los atelieristas, el ambiente de la escuela, la comunidad y la sociedad en general.
La práctica de la escucha. Es esa disposición y actitud de reconocer a los niños, niñas, padres y educadores como personas, cuyo ser se expresa a través de múltiples  lenguajes y la palabra y que en la escuela, todos son interlocutores válidos.
Bienestar de los niños, niñas, madres,  padres y maestra. Para que los niños y niñas aprendan, su bienestar tiene que estar garantizado,  reconociendo sus necesidades y por sobre todo, sus derechos como sujetos y ciudadanos. Derecho a tener un cuidado de calidad y una educación que procure el desarrollo de su potencial.
El papel de los padres y las madres. Los padres de familia son un componente esencial en la educación de los hijos e hijas, ellos son competentes y activos para guiar sus experiencias de aprendizaje y, al mismo tiempo, una ayuda para asegurar su bienestar en la escuela. La escuela es el lugar donde se reúnen las familias, las educadoras y la sociedad, para pensar en los niños y niñas.
La escuela amable. Es el lugar que acoge y propicia encuentros, comunicación y relaciones. La estructura y organización de los objetos y actividades animan a la elección, la solución de problemas y nuevos descubrimientos, que favorecen la multiplicidad de aprendizajes. Cada espacio con límites difusos, es fuente de experiencias y descubrimientos. El sentido propio del tiempo de los niños y niñas y su ritmo personal, son referentes importantes para el desarrollo de las estrategias, actividades y proyectos pedagógicos.
Maestras, atelieristas, niñas  y niños como compañeros de escucha. Para saber qué proyectar o cómo seguir con su trabajo, las maestras, atelieristas y pedagogistas, por sobre todo,  observan y escuchan a los niños y niñas. Su  papel de educadores les exige estar en procesos de investigación y aprendizaje continuos, que llevan a cabo con los niños y sus familias, a través de un exhaustivo trabajo de documentación, base de la escucha auténtica de los cien lenguajes con que se expresan los niños y las niñas.
Currículum  emergente y Escucha. Las maestras en equipo con los atelieristas, pedagogistas y familias, definen metas generales y proyectan estratégicamente la dirección de las actividades y proyectos, eligiendo y preparando los dispositivos apropiados. Entonces, siempre en constante escucha y observación  de los niños y niñas en actividad, hacen elecciones acerca de qué ofrecerles y cómo sustentar y sostener sus exploraciones y aprendizajes.  
La cooperación y colaboración. Las maestras trabajan en parejas, con el mismo nivel de responsabilidad  y formación. Las relaciones colegiadas y los intercambios entre ellas, atelieristas, pedagogistas, familias y expertos, proveen la formación profesional continua y el enriquecimiento teórico-práctico.
Atelierista y Atelier. El o la atelierista, trabaja estrechamente con las maestras, pedagogistas y con los niños y niñas en las escuelas. Un taller, lugar especial que con una gran variedad de materiales, herramientas y recursos, es puesto a disposición de pequeños grupos de niñas y niños, donde exploran, expresan y crean.
Los proyectos. Son investigaciones profundas llevadas a cabo por los niños(as) acompañados y apoyados por sus maestras y atelieristas. Estos pueden comenzar de un acontecimiento casual, idea o problema puesto por uno o más niños, o una experiencia iniciada  por las maestras o atelierista, los que a través del diálogo y el debate pueden durar desde algunos días hasta varios meses.
La documentación. Las actuaciones, conversaciones, comentarios, propuestas, debates y procesos, representaciones, pensamientos y aprendizajes de los niños y niñas, son registrados a través de diferentes medios, que pueden ser escritos, fotografías, dibujos, narraciones, etc. e interpretados por los educadores, atelieristas y pedagogistas.
Son la base de sus estudios e investigaciones que, con cuidado y respeto comparten con los niños, niñas y  familias, para que todos, en conjunto y progresivamente, observen sus experiencias, procesos y avances.
Permite a las maestras entender mejor a los niños y niñas y evaluar su propio trabajo y necesidades de  crecimiento profesional; facilita la comunicación e intercambio de ideas entre educadores y familias; hace conscientes a los niños y niñas de su proceso de aprendizaje y que su trabajo es apreciado y crea un archivo que traza la historia de las escuelas y del placer de aprender entre todos.

Colectivo Red Solare Chile. 
Junio 2010.